Descubra más haciendo click aquí:
English version, click here

Enero

En enero se acaban las aguas y el fresco arremete. Con el cesar de las lluvias, el caudal de ríos y caños se ha ido reduciendo poco a poco de tal forma que el bajío inundado ha cedido y la fauna silvestre comienza a desplazarse y se concentra alrededor de los esteros.

En las cordilleras también se comienza a sentir la escasez de las lluvias. En las faldas de esas montañas se inicia el proceso de defoliación como ahorro hídrico de las plantas para evitar una excesiva evapotranspiración, esto ocurre en el bosque decíduo. Este fenómeno favorece el aprovechamiento de los pocos recursos para dar paso a la reproducción de muchas especies


vegetales lo que a su vez, se convierte en el mejor momento para observar la fauna arborícola.

La merma en el caudal de muchos ríos permite que el bosque de galería sea más fácil de explorar, logrando de esta forma que muchas especies animales se desplazen hasta su interior.

En Guayana todavía llueve. Su patrón pluviométrico es diferente del que rige al norte del país, por lo que las grandes masas boscosas todavía se reflejan de un verde incesante.

¿Qué sucede en la naturaleza durante este mes?


Cordillera de la Costa

Florece el Urape, árbol de flores muy bellas, similares a la orquídea.

Termina de florear la Amapola Blanca, planta de la zona xerofítica, cuyas flores blancas contrastan con la seca y árida imagen de estas tierras.

En las tierras calientes, el Carnestolendas o Bototo, comienza a abrir los botones de sus espléndidas flores amarillas.

Comienza el celo de la Gallina Cuero. Durante esta época de apareamiento, se escucha con frecuencia su llamado a distancia, con una voz fuerte y de tonos graves, pregonando su nombre, "cuero, cuero".

Aglaiocercus Kingi / Colibrí Coludo AzulComienzan a florear los Bucares, comunes en las montañas de la Cordillera de la Costa por ser la sombra favorita en plantaciones de café y de cacao. Cuando están en flor, también son favoritos de los observadores de aves, ya que sus flores atraen a toda clase de tangaras, tucusitos y otras aves.

Comienza a florear el Guayacán o Palo Santo y otras especies de los bosques deciduos.

En las partes bajas y laderas crece la Ceiba, con su copa sobresaliente por el dosel del bosque. La floración de este árbol majestuoso se inicia en estos días. Las flores se abren durante la noche, para beneficio de los murciélagos que son sus principales polinizadores.

 

En las laderas desforestadas de los cerros ondean las espigas rosadas del Capin Melao, una gramínea colonizadora de áreas intervenidas.

A orillas de los ríos que se están secando, se ven decenas de pequeñas mariposas amarillas y naranja del género Eurema sp., junto con otras de color naranja vivo ribeteadas de negro y sumamente inquietas, las Phyciodes claudima, posadas en el suelo arenoso libando pávidamente las sales que dejó el agua al secarse.

 

Cordillera Andina

Inicia el celo la Ponchita y deja escuchar su canto, un silbido hermoso, trémulo y prolongado, que repite durante todo el día hasta el atardecer.

Aquí también comienza a florear el Bucare y al igual que en la Cordillera de la Costa, entre sus ramas van y vienen pájaros buscando flores o insectos que llegan atraídos por el dulce néctar.

En los piemontes andinos, florecen los Maremares, alegrando el paisaje con su esplendor de flores rosadas.

El Colibrí Coludo Azul está anidando y el Gallito de las Sierras está en cortejo. Entre los gallitos, los machos se reúnen en un lugar particular que escogen en el bosque, donde hacen sus despliegues esperando ser escogidos por alguna de las hembras.

El Pájaro de Agua, que vive entre las piedras y aguas heladas de los torrentosos ríos andinos, comienza a construir su nido.

También está haciendo el nido la Paraulata Morera, la más grande de Venezuela entre sus congéneres.

 

El Llanos

Florea el Cedro, árbol de mucha importancia por su preciada madera.

Comienza a florear la Ceiba que en los Llanos forma pequeños oasis de bosques dispersos por las sabanas. También se las encuentra en los bosques de galería.

Por esta época, las Iguanas se encuentran muy ocupadas, cavando en los arenales las cámaras subterráneas que usarán más adelante para poner sus huevos.

Por las noches, se pueden conseguir a las Tortugas Terecay poniendo sus huevos en las playas y bancos de arena de los grandes ríos, así como también al zorro común husmeando algún nido para desenterrar los huevos y digerirlos.

En los Llanos bajos del estado Apure, el Galápago Llanero anda de cortejo.

En los cuerpos de agua cercanos a sus nidos, se pueden ver Garzones Soldados, alimentándose acompañados de sus pichones.

Por estos días, los llaneros hablan de "rollos de culebra", interpretación que hacen del apareamiento de las Anacondas, la especie de Boa más grande del mundo.

El Morrocoy está anidando, lo que ocurre principalmente en los bosques de galería.

Trichechus Manatus / ManatiAl retirarse las aguas y bajar los ríos, a menudo se observan toninas, tembladores y rayas que han quedado atrapados en las lagunas y ríos llaneros de poco caudal.

Por esta época se aparean los Patos Carreteros.

En las playas arenosas que han quedado expuestas al reducirse el volumen de agua, el Caimán del Orinoco aprovecha para armar sus nidos. La especie es endémica de la cuenca de este río.

En enero es cuando nace el mayor número de cachorros del Zorro Sabanero, para coincidir con la abundancia de presas que trae el nacimiento de diversas especies de pequeños reptiles.

Entre las bocas de los ríos Apure y Meta, en los llanos bajos, el mes termina con congregaciones de Tortugas Arrau asoléandose en los playones.

Las Garzas comienzan a dispersarse entre los diferentes cuerpos de agua. Hasta finales de la época de lluvias han permanecido en grandes bandadas con los pichones.

Anidan las Garciolas Reales. Estas aves no son fáciles de ver porque prefieren permanecer ocultas en los bosques de galerías.

Florece el Guásimo. Pronto vendrán los frutos y con ellos, muchos animales, incluyendo Venados Caramerudos que se acercan al pie del árbol a comer su alimento favorito.

 

Escudo Guayanés

Empiezan a madurar las frutas de los Pijiguaos. Las frutas de esta palma son importantes en la dieta de muchas especies, particularmente tucanes.

En los bordes de los bosques prima-rios, a menudo se ven Monos Enmascara-dos. Al parecer, gustan de las frutas de algunas plantas colonizadoras.

Por el atardecer, se observan Cotorras Cabeciazules dirigiéndose a sus dormideros. Mientras vuelan, van repitiendo su llamada característica, un "hoy, hoy, hoy" de tono metálico.

Por la sequía, la vegetación a orillas de las carreteras se torna mucho menos densa, lo que permite observar mejor esos paisajes del sur, donde destacan los tepuis, las famosas montañas tabulares de rocas precámbricas que conforman el Escudo Guayanés.

Durante todo el día se escucha el canto estridente y agudo del Pájaro Minero, que se convierte, para los visitantes, en la voz de esta región. Entre los mineros existe la creencia de que si uno encuentra el ave, encuentra una veta de oro, pero es casi imposible encontrarla, porque el plumaje se confunde con el follaje de los árboles y la voz parece venir de todas partes, ya que lo que en realidad se escucha son más de cuatro aves posadas en diferentes lugares y a diferentes alturas.

También es común escuchar, desde la mañana hasta la noche, al Sorocuá Cola-blanca, que suele responder a la imitación de su canto.

En los arbustos y plantas de la familia Melastomatacea, se observan grupos de aves alimentándose de las frutillas, especialmente la Turquesa y la Tangara Sietecolores.

Descubra más haciendo click aquí:

Home de la Guía Ecoturística de Venezuela
Monumentos Naturales  |  Parques Nacionales  |  Posadas  |  Campamentos  | 
Calendario de la Naturaleza | Ecorutas

Quiénes Somos
Who are we

      

Contáctenos
Contact us

      

Desea la guía impresa?
Do you want a print guide?

Miro Popic Editor C.A.® Todos los derechos reservados / All rights reserved
Proyecto Web:
Cograf